Nuestra Casa Madre cumple 154 años

24

Texto de Inmaculada Ruiz de Balugera, osr.

 

El 01 de junio del año 1864 se estrena esta Casa de Acogida en Ciempozuelos (Madrid). Equipada de humanidad, sobre un suelo de justicia y compasión. Una casa para albergar la indefensión, el desamparo y el abandono de las mujeres golpeadas y heridas por la prostitución. Una casa donde las mujeres puedan sanar su voluntad y recuperar su dignidad. Dignidad arrebatada por la incomprensión de una sociedad que excluye a lo más débil.

Silenciosamente, José Mª Benito Serra, benedictino y obispo dimisionario que había nacido en Mataró en 1810, y Antonia Mª de Oviedo y Shönthal, institutriz de las hijas de Mª Cristina de Borbón, se vuelven a reencontrar en Madrid el año 1863. Conmovidos por la dramática situación en que se hallan las mujeres a la salida del hospital de San Juan de Dios, Monseñor Serra apela a la Reina Isabel II donde le dice: “… las cuales sin querer no pueden cambiar de vida. Probando en sus personas que hay miserables que, deseándolo, no pueden dejar de serlo”.

Monseñor Serra y Antonia Mª son alcanzados por el Evangelio de Jesús y conscientes de la oscura y cruda situación en que malviven las mujeres, guiados por el aroma del Espíritu, se entregan con lo que son y tienen en alternativa de compasión y ternura.

En la casa de Ciempozuelos se garantiza el acompañamiento afectivo y emocional para que la mujer logre salir de su postración, se levante, viva con dignidad e inicie un proceso de auténtica liberación.

Dificultades de toda índole se hacen presentes, pero el Espíritu muy lentamente les va señalando el camino.

 

Anuncios

Encuentros de la Travesía de Alba en la Provincia Europa

WhatsApp Image 2018-05-21 at 10.15.40Tanto laicos como hermanas oblatas de la Provincia Europa han caminado durante los últimos meses a la luz del documento La Travesía de Alba. Este caminar ha llevado a la celebración de dos encuentros en la Casa Madre de Ciempozuelos: el primero de ellos entre los días 14 y 15 de abril y el segundo entre el 11 y el 13 de mayo. Durante estos encuentros, dinamizados por el Equipo de Formación provincial, se ha reflexionado, tal como se indicaba en el documento, sobre esos temas de gran importancia para la congregación: el cosmos, la sociedad, la Iglesia y la realidad congregacional ante ellos.

Estos encuentros, que destacan por su clima de ilusión y esperanza, marcan el comienzo del proceso de reformulación de las constituciones y el directorio de la congregación con el objetivo de adaptarlas al momento que vivimos como parte de la Iglesia y la sociedad.

Oblatas y Hospitalarias: una historia común

DSC02336

Desde el pasado 30 de abril y durante todo el mes de mayo, un grupo de ocho formandas de las Hermanas Hospitalarias se están alojando en nuestra Casa Madre de Ciempozuelos.

Con motivo de la realización de una serie de ejercicios personalizados, estas ocho formandas están siendo acompañadas por una formadora y un sacerdote jesuita. Juntos las están guiando en el camino de su formación para entrar a formar parte de la congregación.

La historia de las Hermanas Hospitalarias y de las Hermanas Oblatas ha ido de la mano desde su fundación. Ambas se constituyeron a finales del siglo XIX en Ciempozuelos (Madrid) bajo el manto de la misericordia y con una visión de genero muy particular en la época.

Por un lado, las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús fueron fundadas por San Benito Menni, sacerdote de la Orden de San Juan de Dios, junto con María Josefa Recio y María Angustias Giménez, con un carisma orientado a dar respuesta a la situación de exclusión social y, sobre todo, abandono sanitario, que sufrían las enfermas mentales de la época. Por otra parte, las Hermanas Oblatas fueron fundada, con apenas unos años de diferencia, por José María Benito Serra y Antonia María de Oviedo y Schönthal, abriendo la primera casa de acogida en Ciempozuelos para mujeres que se encontraban en contexto de prostitución.

 

Celebramos la Pascua Oblata en Ciempozuelos

Un año más hemos celebrado en nuestra Casa Madre de Ciempozuelos la Pascua de la Familia Oblata. En esta ocasión se han unido a nosotras un total de 57 personas, nueve de ellos niños.

Este año el lema de la Pascua Oblata era “Por amor, por nosotros y por la vida”. Han sido tres días de vivencia de fe, desde el acompañamiento a Jesús en su misterio de muerte y resurrección.

nws713189021261

70 VOLUNTAR@S DEL TELÉFONO DE LA ESPERANZA SE FORMAN EN LOGOTERAPIA

logo

Setenta personas voluntarias del Teléfono de la Esperanza se reunieron los días 9, 10 y 11 de febrero en la casa de las Hermanas Oblatas de Ciempozuelos para continuar con su formación permanente. Venidos desde los centros de Castilla-León, Madrid, Murcia, Castilla- La Mancha, Londres, Zúrich, Asturias, Aragón y Andalucia y dirigidos por los profesionales de Asociación Española de Logoterapia han participado activamente en el curso: “INTRODUCCIÓN A LA LOGOTERAPIA Y AL ANÁLISIS EXISTENCIAL DE VIKTOR FRANKL”

Viktor Frankl (1905-1997) fue un neurólogo y psiquiatra austriaco, fundador de la logoterapia. Sobrevivió desde 1942 hasta 1945 en varios campos de concentración nazis, incluidos Auschwitz y Dachau. A partir de esa experiencia, escribió el libro El hombre en busca de sentido. En esta obra expone que, incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, el individuo puede encontrar una razón para vivir, basada en su dimensión espiritual. Esta reflexión le sirvió para confirmar y terminar de desarrollar la logoterapia, considerada la Tercera Escuela Vienesa de Psicología, después del psicoanálisis de Sigmund Freud y de la psicología individual de Alfred Adler.

Las personas voluntarias del Teléfono de la Esperanza reciben al año más de cien mil llamadas de personas en situación de crisis. La depresión, el suicidio, los conflictos familiares, las relaciones de pareja, la soledad, los problemas psicológicos y psiquiátricos, las dificultades económicas o la falta de sentido existencia son las temáticas más recurrentes de dichas llamadas. Atender con calidad a estas personas por teléfono o presencialmente, exige un alto grado de preparación. Este es el motivo que, junta una formación inicial seria y rigurosa, el personal voluntario del Teléfono de la Esperanza este en un proceso continuo de formación.

Queremos agradecer a las Hermanas Oblatas su cálida acogida en la casa de retiro de Ciempozuelos, un espacio ideal para abrir procesos de reflexión personal y diálogo. Siempre que nos reunimos allí nos sentimos como en nuestra casa y admiramos la cercanía y calidad humana de las Hermanas Oblatas. Igualmente, agradecemos, desde estas líneas, la ayuda de la Asociación Española de Logoterapia cuyos profesionales nos han acompañado con su saber en este nuevo proceso formativo.

José María Sánchez Orantos, secretario general Teléfono de la Esperanza, Madrid

Un fin de semana para el voluntariado

Entre los días 26 y 28 de enero ha tenido lugar en nuestra Casa de Espiritualidad de Ciempozuelos el encuentro de voluntariado en proyectos sociales Oblatas Europa. Una oportunidad única para que la nueva generación de la familia oblata conozca sus raíces en el lugar en el que surgió: la primera casa, el primer proyecto de tantos que han surgido después y de los que los voluntarios hoy forman parte.

Tal como apuntó la hermana Mª Cruz Ciordia, encargada de exponer el recorrido por la Historia de las Hermanas Oblatas durante la mañana del sábado, “es a través de los pequeños acontecimientos vitales que se entrelazan como se escribe la Historia”. Una senda que comenzó con Madre Antonia y que alcanza el día de hoy uniendo las vidas de todos los que forman parte de la familia oblata.

A él acudieron voluntarios que colaboran con la labor oblata tanto en España como en Italia y Portugal. Trabajadores sociales, enfermeros, formadores… conocieron los distintos rincones de la casa, compartieron experiencias y participaron en distintos talleres sobre la labor de los voluntarios.

Si quieres conocer algunas de sus historias, puedes hacerlo aquí:

Encuentro de voluntarios Oblatas Europa: el amor por la labor